En Cuba no hay milagros sino realidades.


Arthur González.

El 17.01.2012 por el diario mexicano “Milenio” publicó una noticia en la que afirma que Benedicto XVI está a punto de generar un milagro en Cuba, si se cumple el anuncio de la arquidiócesis de Miami de que varios cientos de americanos de origen cubano acompañarán su visita a la isla, el próximo 26 de marzo, procedente de México.

Evidentemente “Milenio” desconoce que a Cuba la visitan anualmente cientos de miles de cubanos que residen en los Estado Unidos, de los cuales un grupo importante se acogió a la ciudadanía norteamericana, por tanto esto no constituye un milagro, porque a pesar de la propaganda de la mafia miamense, la comunidad cubana es en definitiva parte de una emigración como la mexicana, dominicana, nicaragüense, hondureña u otras similares y no un exilio como han querido calificar a los que buscan mejoras económicas en un país del primer mundo.

Además, también arriban a la Isla cientos de ciudadanos norteamericanos que no tiene vínculo sanguíneo con los cubanos, pero reciben licencias del Departamento de Estado, ya que vienen cumpliendo determinados requisitos que les exigen, como son la búsqueda de información sobre nuestra sociedad, realizar estudios puntuales de interés de diferentes instituciones de ese país, visitas a iglesias de diferentes denominaciones religiosas e intercambios con la comunidad judía, sin pasar por alto los que entran con encomiendas de agencias federales y los Servicios de Inteligencia para acciones subversivas.

Por tanto, las declaraciones hechas a ese diario mexicano por el arzobispo de Miami, Thomas Wenski, quien tiene origen polaco, en las que aseveró que “la visita a Cuba de un grupo de feligreses norteamericanos no legitiman al gobierno revolucionario y que el Papa tampoco viaja para legitimar a los gobiernos”, es irrespetuosa y está evidentemente enfocada a no buscarse problemas con la mafia cubana, que es por demás minoritaria en cantidad pero poderosa en materia financiera y deben aportarle bastantes recursos a sus parroquias.

Cuba tiene un gobierno legítimo, reconocido por las Naciones Unidas y con relaciones diplomáticas y consulares con todos los países de América latina y el Caribe, con toda la Unión Europea, con la casi totalidad de los países de África, Asia y Oceanía. Incluso tiene una oficina de Intereses en Washington y una de este país en la Habana. ¿Entonces, de que legitimidad habla el arzobispo Thoma Wensski?  Si el gobierno cubano no fuera legitimo el Estado Vaticano no tuviera relaciones diplomáticas con el gobierno revolucionario, donde desde 1959 no ha dejado de tener un Nuncio apostólico como embajador de ese Estado.

Como siempre, desde Miami hay que darle una vuelta política a todo cuando de Cuba se trata. Por ese motivo están empantanados y presionan al Gobierno de Washington para que no mejore las relaciones y el entendimiento entre ambos pueblos. Ellos se lo pierden, pues llevamos 50 años sin presiones ni recetas impuestas desde el exterior; en fin que somos más libres que otros que se tienen que cuidar de lo que dicen y hacen para no disgustar al poderoso imperio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s