Más de lo mismo.


Arthur González.

En su afán por incrementar las campañas mediáticas contra Cuba, las organizaciones contrarrevolucionarias de la Florida y Madrid, financiadas por el gobierno norteamericano, han iniciado un nuevo montaje propagandístico, intentando crear una matriz de opinión sobre la supuesta represión dentro del archipiélago cubano.

Así las cosas andan gritando, o chillando como se dice por acá, por la detención de dos delincuentes comunes, ante hechos provocados en la vía pública para precisamente obligar a las autoridades policiales a actuar y entonces desatar las campañas televisivas contra Cuba.

¿En qué país del mundo se le da cobertura a la detención de dos personas que lleven a cabo un escándalo en plena calle? Cotidianamente en Madrid hay cosas peores y nadie se entera, Y qué decir de Miami, la quinta ciudad de más violencia en los EE.UU.

Ah, pero si en la Habana, Santiago de Cuba o Santa Clara y la policía se ve obligada a mantener el orden ciudadano y conducir a un contrarrevolucionario entrenado en la sede diplomática norteamericana y financiando desde Miami para actuar contra la estabilidad y el orden interior, entonces se convierte en titulares de la prensa amarilla, iniciándose una campaña mediática a favor de los detenidos, divulgada por los canales 41, 23 y 51.

Pero lo que no divulga esa prensa pagada es que ambos personajillos tienen desde hace varios años antecedentes penales por cometer violaciones que distan mucho de ser políticas, y que a la vez  están inscriptos en el programa de refugiados de la Sección consular de la sede diplomática norteamericana y para clasificar requieren de avales políticos, pues de lo contrario no hay visa para volar al país de la Libertad.

No recuerdan a la madre del preso común, Orlando Zapata, convertido en luchador político de la noche a la mañana. ¿Dónde está ahora la activista por los derechos humanos Reina Luisa Zapata Tamayo?  Cuando residía en Cuba era casi una actriz de Hollywood, salía en la prensa más veces que Beyoncé o que Shakira, pero desde que arribó a Miami  la “ciudad de las oportunidades”, donde hay que pagar hasta la risa, de Reina no se ha vuelto a hablar, ya dejó de ser noticia, porque si la entrevistan ahora dirá cosas que no convienen a la contrarrevolución, tales como que no le alcanza el dinero para comer, sus hijos no tiene trabajo,  la medicina cuesta un ojo de la cara y que los familiares de ella quieren regresar a su pueblito en Holguín donde vivían sin trabajar, pero con comida racionada a bajos precios, medicina y servicios médicos gratuitos.

Pero así son las cosas de San Nicolás del Peladero de Miami.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s