Libertad de expresión o de conspiración


Arthur González.

Realmente no entiendo a ciertos elementos financiados por potencias extranjeras para desprestigiar a la Revolución cubana y trasladar la imagen tergiversada que desean nuestros enemigos, cuando declaran que en Cuba no hay libertad de expresión y que se violan los derechos humanos.

Sin considerar que los cubanos viven en una sociedad perfecta, estoy seguro que para cualquier persona que tenga un poco de inteligencia puede darse cuenta perfectamente, de la forma en que se manipula mediáticamente la información sobre esta pequeña pero valiente isla, enfrentada hace 54 años al imperio más fuerte del mundo moderno.

¿Cómo puede justificar la Sra. Yoani Sánchez Cordero que en Cuba no hay libertad de expresión, cuando ella y un grupo de sus condiscípulos contrarrevolucionarios diariamente hablan y escriben desde la Habana horrores del sistema socialista?

Si en Cuba se detuviera a la gente como ella afirma, ¿quién explica que una persona que se reúna con personal de la CIA radicado en los locales diplomáticos de la Sección de Intereses de los EE.UU. tal y como  ella y algunos de sus compinches hacen a diario, nunca hayan sido detenidos ni sancionados?

Una cosa es libertad de expresión y la otra es provocar escándalos públicos premeditados para ser detenidos y después mediáticamente hacer campañas contra la policía.

Por qué no habla la Sra. Sánchez de las golpizas brutales contra los indignados en Europa y los EE.UU. A caso esas personas no tienen el derecho de protestar por un mundo mejor con derecho al trabajo, la seguridad social, la salud  y la educación gratuita como la que ella tiene en este país que tanto critica.

Jamás ha declarado ella que su hijo creció saludable con 13 vacunas contra enfermedades transmisibles, sin que la Revolución le cobrara un solo centavo; que ella y su esposo fueron a la universidad y se hicieron profesionales sin pagar nada y su hijo asiste a la misma escuela que los hijos de militantes del partido comunista, religiosos, protestantes, masones y hasta de presos, sin que nadie le recrimine por ser hijo de dos lacayos de los yanquis que hablan a diario en contra del sistema socialista.

Algo diferente le hubiese ocurrido al muchacho si estuviera estudiando en otro país donde los comunistas son como apestados, seguramente los directores de las escuelas o los maestros se negarían a aceptarlo y sería señalado por todos, como pasa a diario en este mundo.

Ya no se puede engañar a mucha gente en estos días, porque la inmensa mayoría usala cabeza para pensar y no solo para llevar el pelo largo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s