Ni pueblos ni hombres respetan a quien no se hace respetar


Arthur González

Así lo aseveró el apóstol de la Independencia de Cuba José Martí y mucha razón tenía. Y es que este mismo concepto es aplicable hoy a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, la ha considerado de “suma gravedad” que el Estado cubano no haya aplicado las “medidas cautelares” que dicha Comisión le otorgó en julio a la contrarrevolucionaria, pagada desde Miami, Idania Yanes Contreras.

¿Desde cuándo la OEA tiene poderes jurídicos sobre Cuba?

La denuncia que según la CIDH ha hecho la mencionada mercenaria, (quien recibe un salario para que ejecute acciones a favor de un Estado extranjero) no está formalizada ante tribunales cubanos, solo es por lo que ella declara a radioemisoras radicadas en Miami.

Si realmente Idania fue “arrastrada por los cabellos y golpeada severamente en la cabeza, el abdomen y la espalda”, debe tener algún certificado médico que lo avale para poder hacer esa denuncia, cosa que no ha hecho por ser falsas sus denuncias, como otras tantas que realiza la contrarrevolución en Cuba para poder cobrar el salario que le envían a través de Western Union desde los EE.UU., empleando los 20 millones de dólares que asignan anualmente las diferentes administraciones norteamericanas a los grupúsculos contrarrevolucionarios.

Lo que no dice la CIDH es que por emitir denuncias falsas Idania pudiera ser presentada en los tribunales, al igual que fue llevada la escritora contrarrevolucionaria radicada en París, Zoe Valdés, y condenada por tal delito por los jueces franceses. De eso no se habla.

Tampoco la CIDH habla de que un grupo de estos elementos asalariados del gobierno yanqui disfrutan hoy de una Licencia Extra Penal Extraordinaria y están en las calles cubanas, e incluso continúan violando la ley, como son los casos de Martha Beatriz Roque Cabello, Héctor Maseda, Oscar Espinosa Chepa y Ángel Moya, por solo citar algunos, a los que el juez de ejecución puede revocarles la mencionada Licencia y devolverlos a la prisión.

La CIDH debería condenar al gobierno norteamericano por arrastrar, golpear brutamente y detener ilegalmente a pacíficos ciudadanos norteamericanos que protestan, desde hace varias semanas, por la pérdida de condiciones de vida, falta de empleo, casas, y un sistema de salud humano.

¿No ve la CIDH  a la policía en los EE.UU. arremetiendo con palos, gases lacrimógenos y patadas contra los manifestantes indefensos, incluso cuando están tendidos en la calle? ¿Por qué ese silencio ante estos hechos violatorios de los Derechos Humanos? ¿Alguien ha visto a un policía cubano portando armas y dando golpes brutales como en los Estados Unidos?

Basta ya de campañas mediáticas para tener un pretexto para condenar a Cuba y hacerle creer al público latinoamericano que esas cosas suceden aquí.

La CIDH debería protestar contra el gobierno de Obama para que le permita a los norteamericanos viajar libremente a Cuba y poder ver con sus propios ojos cómo viven los cubanos, quienes son realmente los mercenarios y sacar sus propias conclusiones.
Si se les prohíbe visitarnos es precisamente para que no descubran las mentiras.

Anuncios

5 pensamientos en “Ni pueblos ni hombres respetan a quien no se hace respetar

  1. Pingback: Un sueño imposible | El Heraldo Cubano

  2. Pingback: Un sueño imposible |

  3. Pingback: Un sueño imposible | Cayo Hueso

  4. Pingback: Un sueño imposible |

  5. Pingback: Un sueño imposible (#CocoFariña #Cuba #Miami #USA) | Cuba por Siempre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s