Mucha moral europea, pero en paños menores.


Arthur González

Trinidad Jímenez, ministra española de Asuntos Exteriores y cooperación

Resulta más que evidente que las presiones de los ejecutivos de la Casa Blanca dan resultado, sobre todo entre los más flojos.

Increíblemente entre estos se encuentran países  europeos con determinado peso en el ámbito internacional, a diferencia de los africanos y latinoamericanos que no se dejan intimidar por las acostumbradas presiones yanquis.

Ejemplo palpable lo es la actitud de la Sra. ministra española de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, la que según se comenta, tras llamada de los norteamericanos solicitándole el favor, de inmediato hizo declaraciones donde elogió la figura de Laura Pollán, contrarrevolucionaria miembro fundadora de las llamadas Damas de Blanco fallecida el pasado 14 de octubre, y para más reafirmación de su ayuda a los yanquis, reconoció su “trabajo en defensa de los derechos y las libertades en la isla”.

Si esta es realmente la posición de Trinidad con la contrarrevolución cubana ¿por qué no quiso atender las solicitudes del ex preso contrarrevolucionario cubano Carlos Martín Gómez, quien junto a 7 familiares acamparon frente a sus oficina en el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación de España (MAEC) en protesta por el “incumplimiento” de los acuerdos entre la Iglesia, el régimen y el Gobierno español por casi dos meses?

Este supuestamente también es un luchador por similar causa, pero evidentemente ya en Madrid no es útil para desprestigiar  a Cuba.

Trinidad, al igual que la Alta Representante de la Unión Europea (UE), Catherine Ashton, sabe bien a quien responde la contrarrevolución interna.  Es público que fue el gobierno norteamericano quien la creó para intentar derrocar a la Revolución cubana al afectar sus intereses económicos y políticos, los que lograron obtener a plenitud después de sacar precisamente a España de Cuba en 1898 e invadirnos por dos veces, imponer una enmienda Constitucional que les permitía invadirnos a su antojo y mandar y poner a los gobernante que fueran aceptables a sus intereses.

Sabe también la Canciller española que  “los luchadores por la libertad” casi a diario visitan la Sección de Intereses de los EE.UU. donde reciben preparación, abastecimiento material  y orientaciones estimulantes de cómo actuar en las calles para provocar y fomentar las campañas anticubanas. ¿No sabe Trinidad que existe un presupuesto gubernamental yanqui de 20 millones de dólares para la subversión contra Cuba? Entonces son o no mercenarios.

¿Por qué ambas diplomáticas no se pronuncian a favor de los Indignados que luchan por el derecho a la vida, al trabajo, a la educación de sus hijos e hijas y a vivir en una sociedad mejor? ¿No ven las ilustres funcionarias las brutales golpizas que reciben a diario en Madrid, Barcelona y otras ciudades europeas? ¿Y el movimiento de los estudiantes chilenos con un mártir y cientos de presos, no merece de su solidaridad?

Hay en todo esto mucha tela por donde corta y contar. Pero para nadie es un secreto que cuando los yanquis presionan los más flojos se agachan y esto es una muestra de eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s