Las cabras siempre tiran al Monte.


Arthur González

La ilustre congresista de origen cubano, Ileana Ros-Lethtinen, esa que va casi siempre anda de guayabera de corte masculino con mocasines y pantalones largos, la misma que en 1989 negoció personalmente con el entonces presidente de los E.UU. George Bush padre, la liberación del connotado terrorista Orlando Bosch Ávila, autor intelectual de  la voladura en pleno del avión civil cubano que constara la vida de 73 personas inocentes en 1976, es ahora la que rinde tributo en Miami a las Damas de Blanco y a las “mujeres de la resistencia en la isla”.

Por supuesto que si esta ilustre congresista fue capaz de defender a un hombre como Bosch, considerado en 1976  por el subcomité Judicial del Senado norteamericano como el terrorista más activo de ese momento, agente de la CIA desde inicios de los años 60, vinculado al asesinato del presidente JF Kennedy en 1963, actor principal de acciones terroristas contra la economía cubana en 1963-1964 de lo cual públicamente se vanagloriaba al asegurar que había lanzado 5 mil  cápsulas de fosforo vivo sobre nuestro territorio, quien en 1968 lanzó un bazookaso contra un buque polaco atracado en un puerto de Miami, colocó más de 100 bombas en 30 países, director de la organización contrarrevolucionaria CORU, la que asesinó al representante cubano del instituto de la Pesca en Mérida, Yucatán y al ex canciller chileno Orlando Letelier, entre otras cosas; que se puede esperar de ella.

Las llamadas Damas de Blanco son un engendro made in USA al 100%. Semanalmente acuden dos o tres veces a la Sección de Intereses de los EE.UU. en la Habana a recibir instrucciones, abastecimiento material y a divulgar noticias falsas y distorsionadas de su patria, para seguir las orientaciones del quien les paga.

En su nueva temporada, dicen que son luchadoras por la libertad de Cuba, la misma que tuvimos que conquistar en 1959 luchando contra el tirano Batista, asesino de no menos de 20 mil cubanos y cubanas, del que era un fiel testaferro el padre de la Sra. Ros.

Todo encaja poco a poco y salen a la luz las verdaderas intensiones. Por eso son las felicitaciones y alabanzas.

Las Damas de Blanco están haciendo lo que de Miami le dictan, pues los batistianos como la Ros, los Díaz Balart y muchos más, sueñan que con el apoyo de estas mercenarias la Revolución se caerá y ellos vendrán a recuperar lo que abandonaron al salir hacia Miami, pensando que esto era cuestión de unas semanas.

Así de sencillo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s