Nace una estrella


Arthur González

Tal parece que los enemigos de la Revolución no se dan cuenta que millones de personas en este mundo tiene un coeficiente de inteligencia normal o alto, como para no recordar, y a la vez darse cuenta, de cómo se construye un supuesto líder opositor al régimen de Castro.

¿Cuántas veces las cubanas y cubanos hemos visto la misma película? Nadie ha olvidado al “Fullero Mayor”, el Sr. Ricardo Bofill Pagés, aquel que en la TV cubana le decía al oficial de la Seguridad del Estado a quien informaba sobre las actividades de sus compañeros que el trabajo con la contrarrevolución era “una forma de vida”, o la del “Camaján”, Elizardo Sánchez Santa Cruz Pacheco y otros tantos más. Incluso en uno de los recientes capítulos de la serie televisiva Razones de Cuba, otro de los agentes de la seguridad cubana infiltrado en esos medios contrarrevolucionarios, relató cómo fabricaron su línea de actuación e imagen en el exterior.

Ahora la nueva estrella, al peor estilo de Hollywood, es nada más que una tal Sara Marta, señora que siguiendo las orientaciones junto al dinero o “donaciones” que recibe desde Miami, e incluso de la Sección de Intereses de EE.UU en la Habana, divulga una supuesta historia de oposición a la Revolución desde que era pequeña.

Esta Sra., bajo instrucciones precisas del exterior, se ha dado  a la tarea de ejecutar un grupo de acciones provocativas, cobrar y enviarlas posteriormente hacia Miami, donde son divulgadas para intentar argumentar la campaña mediática diseñada para hacerle creer a la opinión pública que en efecto hay represión contra los llamados disidentes en Cuba. De ahí los calificativos empleados de aumenta la represión, ola represiva, golpes a las mujeres, y otros más, para crear la matriz de opinión.

Esta misma contrarrevolucionaria fue la que junto otras tres mujeres escenificaron un show mediático en la escalinata del capitolio y con el apoyo de un personaje conocido en Cuba como “pala”, el que puesto de acuerdo con el que realiza la acción, intenta apoyarlo como parte del público y gritaba desaforadamente, abusador, abusador, cuando un joven subía las escaleras y suavemente intentó hacerse de la tela.

Junto al  “pala” otra mujer hacia lo mismo. En ningún momento se empleó violencia ni hubo siquiera forcejeo, pero el “pala” seguía gritando como un loco para intentar que los observadores le siguieran, pero ninguno de los presentes lo apoyó. Por eso vista hace fe y se analizas el video te das cuenta de la manipulación.

A esto ya estamos acostumbrados hace 53 años y por eso permanecemos aun en territorio libre de América, sino otro gallo cantaría y la  repudiable Enmienda Platt estuviera nuevamente como apéndice constitucional sobre el pueblo cubano, o invadidos como están Afganistán, Irak y Libia, donde las tropas yanquis no pueden salir de estos países porque de hacerlo pierden en control, al no contar con el respaldo popular.

Así son las cosas, a la nueva Estrella de Miami que la compre el que no la conozca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s