Nos casaron con la mentira


Arthur González

Desde hace unas semanas algunos diarios y blogs fundamentalmente de Miami y de España,  se han dado a la tarea de desplegar una campaña mediática para tratar de hacerle creer a la opinión pública que la represión en Cuba se incrementa contra los disidentes, especialmente las mujeres. Por supuesto que nada de esto es espontáneo y mucho menos por amor al arte. Es conocida y pública la Guerra Sicológica diseñada por la CIA en 1960 contra la revolución cubana, sustentada en fondos millonarios y la de ahora no tiene nada de novedoso.

No obstante, siempre hay tontos que por falta de conocimientos históricos de cómo actúa el imperio cuando desea prepara a la opinión pública, caen en la trampa y se solidarizan con lo que leen, incluso hasta de buena fe. Un caso así fue el del premio nobel de literatura José Saramago, cuando rompió lanzas por defender a supuestos “disidentes que intentaban huir del comunismo” para lo cual secuestraron una patana llena de mujeres, niños y hombres que cruzan a diario la bahía habanera.

Los secuestradores fueron fusilados, no por disidentes, pues no lo eran, sino por tener una hoja de delitos anteriores desde homicidio, violaciones, robos con violencia y otras más, unido a las acciones que llevaron dentro de la patana sobre mujeres, dos de ellas francesas de turismo en Cuba, y niños, a los que amenazaron con cuchillos y pistolas, hicieron disparos y colgaron a un niño fuera de borda a punto de ahogarlo en las aguas del litoral con tal de alcanzar sus propósitos de arrobar a tierras de EE.UU. y acogerse a la Ley de Ajuste cubano.

Ahí la guerra sicológica desplegada por Miami mezcló a su conveniencia  este hecho con la detención del grupo de los llamados 75 y  muchos intelectuales se creyeron el cuento, entre ellos el cantautor español Joaquín Sabina, instigado por un amigo cubano Pablo Milanés que también se creyó el cuento de Miami y se convirtieron un críticos de la Revolución, olvidándose de todo lo que vivieron  en nuestro país y con lo que comulgaron, incluso en los momentos más radicales del proceso socialista, ahora que no se hagan los demócratas para que los dejen cantar y vender sus discos allá.

Lo que Miami no dice es que la persecución contra la economía cubana es total, basada en el diseño del presidente Eisenhower en 1960 y ratificado por J.F. Kennedy en el 62, en el cual se plantea, según los documentos oficiales del gobierno yanqui, que contra Cuba hay una Guerra Económica, para evitar la satisfacción de las necesidades del pueblo por parte el régimen comunista, y que en estos días acaban de imponer otra sanción más a un banco norteamericano por haber efectuado transacciones financieras con Cuba. ¿No se dan cuenta que cuatro mujeres por un lado y dos por otro no significan nada contra millones de cubanas y cubanos que si apoyan la Revolución? ¿No han visto las imágenes de nuestra Plaza de la Revolución el pasado 16 de Abril cuando celebramos el 50 aniversario de la victoria contra la invasión mercenaria por Playa Girón en Bahía de Cochinos, organizada, financiada y entrenada por el ejercito n/a y la CIA, o el 1ro de mayo de este año donde volvimos a desfilar en bloques compactos demostrando nuestro apoyo al proceso cubano? De eso no hay campañas porque no les conviene.

De la supuesta ola represiva que dicen que golpean y arrastran, ¿habrán visto a la policía cubana con cascos, escudos y carros que lanzan choros de agua? ¿Tiene la policía armas? ¿Golpea con palos la policía cubana a cuatro provocadoras?  Sabina debería hablar más de su país donde despiadadamente se golpea, arrastran y detienen  a cientos de jóvenes que piden pacíficamente derecho a la vida y contra el gobierno español para que elimine el desempleo, y el límite de dos años a la contratación temporal de personas que requieren trabajo fijo para mantener a sus familias.

¿Quién ha estado detrás de estas noticias contra Cuba? Nada más que la contrarrevolucionaria Marta Beatriz Roque Cabellos, pues al no tener protagonismo desde hace años, porque la han rechazado por sus posiciones histéricas contra sus propios compañeros y se queda con la mayor parte del dinero enviado por Miami para sus masajes, compras en boutiques caras, se burla de los diplomáticos norteamericanos que la atiende y sostiene vínculos con terroristas connotados y denunciados de Miami, está ahora tratando de levantar un poco de presión para que le sigan mandando dinero, pues ella no trabaja desde hace 30 años y vive como una marquesa del cuento de ser disidente.

Nada que nos casaron con la mentira y parece que se cae el mundo si escuchamos la verdad. Así de sencillo, veremos al final como todo sale a la luz y será una historia más de las acciones contra la Revolución, que como una estaca mientras más golpes le dan más honda se clava y más difícil resulta de sacar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s