Guerra Psicológica contra Cuba, 50 años después.


Arthur González

Resulta más que evidente que contra Cuba se han retomado las acciones de Guerra Sicológicas diseñadas por la CIA en 1960, en la que con fondos gubernamentales se creó la emisora Radio Swan para transmitir guiones escritos en los Estados Unidos,  con el propósito de distorsionar la realidad de los cambios que se producían con la triunfante Revolución liderada por Fidel Castro.

De acuerdo a los documentos oficiales del gobierno yanqui, el objetivo del programa de Guerra Sicológica era que la oposición a Castro pudiera ser escuchada y la base de apoyo popular socavada, por tanto era imprescindible iniciar una poderosa ofensiva propagandista en nombre de la oposición. Este proyecto contó con un presupuesto de 1,7 millones de dólares y según declaraciones del entonces Secretario de Estado, Chistian Herter, la estación de radio era muy importante. Como jefe de propaganda se designó a David Atlee Phillips, funcionario contratado por la CIA, el cual estuvo al frente de una compañía de relaciones públicas en la Habana hasta los inicios del año 1960.

En esta operación también participó de forma directa la USIA, Agencia de información de los EE.UU.

Actualmente vemos como se han intensificado las campañas contra Cuba, a partir del incremento de la supuesta represión a las auto tituladas Damas de Blanco, amplificando las actividades de estas, haciéndole creer a la opinión pública mundial que son agredidas físicamente, reflejándolas en la noticia como si fueran realmente victimas. Los actuales patrones informativos son similares a los empleados por la CIA a través de la entonces USIA, mintiendo de forma premeditada y replicándoles la información en varios sitios de la Web y en otros órganos de prensa.

Lo paradójico del asunto es que mientras en Europa y algunos países de América latina se golpea sin piedad a miles de jóvenes que protestan pacíficamente por alcanzar condiciones de vida, estudio y de trabajo más humanas, donde no se pueden negar las violaciones de las derechos humanos y civiles de miles de personas, las noticias sobre el tema se acomodan para no tener que condenar a sus autoridades, a la par que sin ambages se declara que se controlan por los órganos policiales los correos electrónicos y sitios como Facebook y los Twitter, incluso en New York y Londres se han creado unidades especiales para descifrar los mensajes y reprimir a sus usuarios.

En el caso cubano se divulga con grandes titulares que se “reprimen a las pobres mujeres”, cuando en verdad ninguna puede mostrar golpes ni porrazos propinados por la policía, porque en Cuba los agentes del orden no emplean ni cascos, escudos,  palos, caballos, carros de agua, ni gases lacrimógenos como si se utilizan para reprimir sin piedad a los jóvenes en Madrid, Londres, Atenas, Nueva York, Honduras y Santiago de Chile.  Para estos no hay llamados al Santo Padre ni exigencia del Departamento de Estado, ni congresistas norteamericanos de origen cubano que protesten.

Así es la doble moral de estos defensores de los Derechos Humanos, que a fin de cuentas cobran sueldos elevados por mantener la Guerra Sicológica contra el pueblo cubano.

No obstante, el sol no puede taparse con un dedo y hasta la prensa extranjera acreditada en la Habana está cansada de tantas mentiras y ya ni asiste a los show provocativos de las llamadas de las mujeres de Blanco, las cuales solo continúan con sus actividades por obtener algo de los 20 millones del presupuesto aprobado recientemente por el gobierno yanqui para seguir su guerra sucia contra Cuba, porque sus esposos están todos en libertad desde hace meses.

¿Cómo reaccionaría Estado Unidos si Cuba aprobara un presupuesto para ayudar a Puerto Rico a liberarse de su metrópoli imperial? O a preparar en la Seccion de Intereses de Cuba en Washington cursos de liderazgo o de derechos civiles para fomentar acciones provocativas en las calles de San Juan? Eso ni pensarlo, pues se vería como una declaración de guerra, exportar la revolución, intromisión en sus asuntos internos, terrorismo y no sé cuantos calificativos más, pero en la práctica es lo que hacen contra Cuba desde hace 53 años, porque no soportan que este pueblo resista unidos sus embates imperialistas y que los millonarios presupuestos aprobados todos estos años, solo han servido para fortalecernos más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s