Miriam Leiva, de disidente a crítica de arte


Arthur González

El pasado 15 de agosto del 2011 la dólar disidente Miriam Leiva Viamonte de 64 años de edad, publicó en Cubanet una crónica sobre un filme cubano recientemente estrenado con mucho éxito en nuestro país y laureado en un festival en los EE.UU. el pasado mes de julio. El filme en cuestión es Habanastation, el cual presenta una excelente factura, tanto en guión, edición y actuación de niños del grupo de teatro La Colmenita. Pero para la ex funcionaria del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, devenida después de disfrutar las ventajas del socialismo durante toda su juventud y madurez, en una dólar disidente, el filme no tiene valores porque según ella está manipulado por el gobierno y sus organismo. Se asombra de las diferencias sociales plasmadas en el mismo y de la existencia de barrios pobres en la Habana y que sin tapujos se muestren tal como son. Lo que no dice Miriam es que en ese barrio los niños van a la misma escuela de los que tienen más posibilidades económicas, que son asistidos gratuitamente por los mismos médicos y que todos tienen los mismos derechos a superarse y llegar a ser universitarios sin costo alguno. ¿Ella nunca vio barrios pobres en el mundo? Desde New York, Paris, Berlín, Tokio hasta en cualquier rincón de nuestra América los hay y por razones muy diferentes a las nuestras. ¿A sus 64 años se le borró de la mente lo que eran realmente los barrios marginales habaneros de la Yaguas Llega y Pon y cientos de ellos más? No sabe ella que Miramar, el Bilmore, Contry Club, Nuevo Vedado eran solo para millonarios que explotaban al pueblo y que en aquella época no tenían los pobres el privilegio de ver crecer a sus hijos porque morían de enfermedades curables por carecer de dinero para pagar las clínicas particulares y que para asistir a lo casi inexistentes hospitales estatales había que comprometer su voto a un político? La película es excelente y demuestra los valores humanos de nuestra sociedad, independientemente de la clase social, muestra la educación que tienen las familias de bajos ingresos pues todos tienen derecho a la escuela, porque es obligatoria por ley hasta el 9no grado. Se puede ser opositor pero no desagradecido y mal cubano, y desprestigiar a su gente que suda y lucha por tener un mundo mejor, solo para cobrar después una migaja del imperio norteamericano, o para que te inviten a la Sección de Intereses de EE.UU. a escribir cosas por el estilo. Vergüenza le debería dar a aquellos que no se respetan ni a ellos mismos. Aquí cabe el dicho de “palo porque boga y palo porque no boga”, si exponemos nuestras realidades es malo y sino las decimos también es malo, en fin que con este tipo de gente no se queda bien nunca porque para ellos el negocio es desprestigiar y hablar mal hasta de su sombra, para caer en gracia y no en desgracia con el que paga, y seguir viviendo sin trabajar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s