Seducida y abandonada


Marta Beatriz con Michael Parmly, Jefe de la SINA

Así pudiera ser el título de las declaraciones que diera Marta Beatriz Roque Cabello el 10.09.2012 a la emisora subversiva “Martí Noticias, subvencionada por Washington, como parte de la Guerra Sicológica establecida contra Cuba desde hace más de medio siglo.

En esta entrevista Martha Beatriz, afirma que pretende declarase en huelga de hambre para llamar la atención sobre la situación que están viviendo los opositores en Cuba.

Realmente que la compre quien no la conozca. Esta autotitulada “disidente”, que ha tomado todas las banderas, incluida la roja de la hoz y el martillo en su momento, que ha conspirado en los dos bandos, según ella misma ha declarado de forma pública, viene ahora con el viejo cuento de la huelga de hambre.

Ni ella misma se cree ese cuento, pues en Cuba todos han visto por la TV como asiste a los mercados exclusivos para diplomáticos, para hacer grandes compras de alimentos importados.

Realmente debe ser muy triste llegar a la vejez sola y sin protagonismo, después de tantos años en la palestra internacional, gracias a la “amistad” estrecha con los norteamericanos y de la noche a la mañana verse desplazada por nuevas generaciones de “opositores”, a los que llenan de dinero mediante premios internacionales que cubren de tinta titulares en la prensa de Miami o España, donde antes brillaba ella como estrella rutilante.

De ahí, que cual naufrago a la deriva decida jugarse una última carta para intentar recuperar algo del protagonismo esfumado y que muy difícilmente podrá recuperar.

Hay que llegar a la tercera edad con dignidad y darse cuenta que el tiempo pasa y nuevas figuras surgen, que la imagen vale más que cuatro palabras, las canas y las arrugas no vende taquillas, por tanto gústele o no hay que pensar en el retiro, aunque sea muy difícil aceptarlo

para quien lleva 40 años viviendo del cuento, cobrando sin trabajar y siendo la figura principal de las fiestas en la residencia del jefe de la misión diplomática yanqui en la Habana. Hoy ya son otras caras las que ocupan ese lugar.

Solo recordar al poeta trovador cuando cantó: el tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos y el amor no lo reflejo como ayer.

Para Marta Beatriz llegó la hora de cantar su último cuplé y es precisamente lo que parece hará con este espectáculo. Pero cuidado, puede cambiar para siempre el recuerdo de un público que la reconoció, por la burla de los nuevos espectadores y caer para siempre en el abismo del olvido.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s